Beires

Beires ofrece su visión sobre el valle y, a quien la visite, unas vistas agradables en las que el verde alterna con los colores de flores y frutales que pueblan muchos de los rincones de una villa que, en cuanto morisca, estuvo formada por casas con huerto. Las fuentes de piedra recuerdan el culto al agua y los paisajes desde el balcón natural que forma la plaza de la iglesia, situada en el extremo oeste del pueblo, nos retrotraen a una historia marcada por unas condiciones geográficas que favorecieron el mantenimiento de la cultura árabe y la rebelión de sus descendientes. Beires es, pues, Alpujarra pura. 

El principal monumento del pueblo es su iglesia, del XVII y posteriormente completada en el XVIII, que posee, como principal rasgo, un lienzo de Alonso Cano que, de viaje por la comarca, lo regaló a Beires, según unos, por ser natural del pueblo y, según otros, por haber residido en él. 

Sin embargo no es la iglesia, pese a su imponente planta, lo más atractivo de un pueblo que se basta con su propia configuración urbanística para ofrecer al viajero una riqueza arquitectónica popular que tiene como resultado uno de los perfiles más llamativos de la provincia de Almería.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More

 
Design by Free WordPress Themes | Bloggerized by Lasantha - Premium Blogger Themes | Macys Printable Coupons