Huécija

Huécija es el pueblo de perfil urbanístico más castellano de toda la comarca, como corresponde al hecho de su capitalidad de señorío a lo largo de casi medio milenio. De origen romano, dada la proximidad a Marchena y su importante villa, datan sin embargo de época musulmana las primeras noticias que existen sobre el pueblo. Asentamiento árabe a finales ya del siglo IX, fue uno de los diez pagos que formaron la taha de Marchena y, tras la Reconquista, ostentó la capitalidad del señorío de Cárdenas y alcanzó la categoría de villa. De principios del siglo XVI data su principal monumento, el convento de los Agustinos, una construcción de cantería con una torre que le confiere estructura de atalaya y que es una de las más interesantes torres de la provincia. Saqueado por los moriscos durante la guerra de las Alpujarras, el complejo del convento fue reconstruído en el XVIII y domina, imponente, la visión del pueblo. También del siglo XVI es la iglesia de la Encarnación, de estilo mudéjar, pero con posteriores añadidos barrocos y neoclásicos. 


La aristocrática Hiécija fue siempre una villa agrícola, primero con la estructura productiva característica de la España árabe (maiz, frutales, hortalizas, lino, cáñamo, moreras y, en secano, cereales y leguminosas), y, tras la Reconquista, fundamentalmente de los cultivos de secano, aunque el rasgo más específico del pueblo fue, durante los siglos XVII y XVIII, su mercado de caballería y de animales domésticos, que se extiende hasta mediados del XVII, cuando se inició el auge de la uva. 

Pueblo en el que se advierte una clara vocación de capitalidad pese a su pequeño tamaño, la parra sigue siendo su principal cultivo, aunque la importante presencia de cítricos diversifica su oferta agrícola, y, además, preanuncia ya el paisaje del Bajo Andarax.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More

 
Design by Free WordPress Themes | Bloggerized by Lasantha - Premium Blogger Themes | Macys Printable Coupons