Los Gallardos

Cruce de caminos entre la sierra y el mar, entre los llanos del Levante y la geología del Río Aguas, Los Gallardos como núcleo deben su asentamiento al auge minero de la vecina Bédar, cuando la cortijada que había ido paulatinamente extendiéndose a lo largo de un siglo, pasaba definitivamente a constituirse en pueblo que, sin embargo, sólo en 1924 alcanzó término municipal propio, tras su segregación de Bédar. 

Llegaba, pues, la municipalidad tras el hundimiento minero y los vecinos de Los Gallardos, la población nacida sobre las cortijadas un día asignadas al capitán Francisco Gallardo, vecino de Vera, tenían que volver a la agricultura de subsistencia como exclusiva fuente de vida y alternativa incapaz de contener el flujo de la emigración. 

Es Los Gallardos un pueblo sencillo, limpio, cuidado, cuyos habitantes trabajan por lo general en los municipios más próximos, pero que cuenta con una doble baza de futuro, su buena situación geográfica, de encrucijada, y la especialización agrícola que tanto se ha desarrollado ya en otras zonas de la provincia, e incluso de la comarca, además de plantearse un aumento de la producción y una ulterior mejora en la comercialización de unos buenos embutidos -en especial un exquisito morcón- que podrían perfectamente competir con otros de la provincia. 

El término municipal de Los Gallardos es puerta del Levante almeriense y, por lo tanto, también de su arqueología, una de las joyas de la comarca. Interesante resulta visitar las ruinas del asentamiento ibero-romano de Cadima, que cuelgan con espectacularidad sobre el Río Aguas, ese río que ofrece a lo largo de su curso algunos de los más atractivos paisajes de la provincia, como la vista de la pedanía de Alfaix cuando, iluminada, parece desde la autovía el pueblo de un belén.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More

 
Design by Free WordPress Themes | Bloggerized by Lasantha - Premium Blogger Themes | Macys Printable Coupons