Ohanes

Fue la capital mundial de la uva. Presenta una imagen desde el llano que llama a superar la enrevesada carretera hasta alcanzarlo: la de un pueblo abancalado y blanco crecido en torno a una dominante y maciza iglesia del color de la tierra. Ofrece desde sus alturas una imponente visión del valle y un perfecto dominio de las laderas, pueblos y rincones de la sierra a la que mira, la de Gádor, o de la ladera que, para subir, hemos superado de su propia sierra, Sierra Nevada. Muestra un interior cargado de personalidad en sus recodos, sus casas de reminiscencias mudéjares, sus fachadas encaladas, sus balcones adornados de flores. E invita a pensar en su historia. 

Ohanes, sede anteriormente de uno de los más feroces combates de la guerra de las Alpujarras, entró con fuerza en la historia a principios del XIX, cuando en sus tierras se aclimató por primera vez una variedad de uva que iba a tener entre sus denominaciones la de “uva de Ohanes”, llamada también uva de embarque o uva de Almería, una uva muy resistente que favorecía su exportación en años en los que el transporte era mucho más lento que en la actualidad. El siglo XIX fue para Ohanes el siglo de ir año a año desarrollando la que iba a ser su gran producción y, junto a la minería, la gran producción almeriense de su segunda “época dorada”, la de alrededor de 1900. A lo largo de ese XIX fue creciendo la superficie cultivada fue aumentando la industria paralela (fundamentalmente de barriles) y fue extendiéndose la exportación a todo el mundo. La dura y resistente uva de Ohanes o de Almería llegó a su cénit entre 1906 y 1916, cuando se llegó a exportar dos millones y medio de barriles. Sin embargo, la Primera Guerra Mundial dió un importante golpe a la producción uvera que el paulatino desarrollo de los transportes convirtió en un auténtico golpe de gracia. 

Ohanes, ya se ha dicho, es, además de su historia, un pueblo bello, como suelen precisamente serlo los pueblos cargados de historia. A la configuración general de la villa, la de sus calles y fachadas, se suma una interesante iglesia parroquial mudéjar quemada durante la rebelión de los moriscos e inmediatamente reconstruída, a finales del XVI. La iglesia, que centraliza la visión del pueblo, posee un pórtico de estilo renacentista, un interior gótico moderno y un retablo churrigueresco que constituyen los rasgos de mayor interés del templo. Importante es también la fortaleza nazarí, de cuya capacidad defensiva dan prueba diferentes acontencimientos históricos a partir de su torreón inicial, del siglo XII. 

En el término de Ohanes encontramos, además, uno de los principales templos provinciales, el santuario de Tices, situado sobre la rambla del mismo nombre y en la cima de Sierra Nevada. El santuario, por el que en la actualidad pasa una recién remozada carretera que, entre vistas espectaculares, supera la sierra hasta caer a Abla, es objeto de peregrinación a mediados de agosto y centra uno de los más destacados actos religiosos de la provincia. 

La romería de Tices es una de las dos grandes fechas anuales de Ohanes, que cuenta con uas fiestas, las de San Marcos, que son las más destacadas de la comarca y una de las más destacadas de la provncia, y cuyo acto central consiste en la mítica lucha entre el hombre y el toro.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More

 
Design by Free WordPress Themes | Bloggerized by Lasantha - Premium Blogger Themes | Macys Printable Coupons