Santa Cruz de Marchena

Santa Cruz trae por su propio nombre a la memoria los tiempos de la Reconquista, de aquella larga guerra civil que fue asolando España de norte a sur durante siglos. Todo en este pueblo se comprende desde esa dicotomía de las dos Españas de entonces: los huertos que dan aire árabe a los alrededores del pueblo y los dos enormes castaños que, a la entrada, evocan tierras más al norte; la iglesia de la Santa Cruz (luego de Santa María) sobre la vieja mezquita en la primera transformación de mezquita en iglesia que se produjo en la comarca; el primitivo nombre de la iglesia con su estilo mudéjar, y de pervivencias árabes, por lo tanto; el mismo topónimo de Santa Cruz nombre y el anterior, Haratalgima, o “barrio de la mezquita”. 

Pueblo que, como la práctica totalidad de los de la comarca, alcanzó su primera plenitud en épocas árabes (cuando constaba de dos barrios de los que uno desapareció tras el terremoto de 1522), y vivió sus peores momentos tras la expulsión de los moriscos y, siglos después, tras la crisis uvera, que dió la traste con un agricultura que transformó la zona, los cítricos son, tras unas muy duras décadas que han reducido a un cuarto su población de principios de siglo, el principal recurso de Santa Cruz de Marchena, y una esperanza de que el futuro logre consolidar la estructura de unos huertos que embellecen la visión del valle y que dan personalidad a un pueblo de por sí cargado de personalidad histórica.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More

 
Design by Free WordPress Themes | Bloggerized by Lasantha - Premium Blogger Themes | Macys Printable Coupons